La Plataforma

Diversas Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos (AMPAS) madrileñas, representativas de los municipios de Getafe, Rivas Vaciamadrid, Torrelodones, Paracuellos del Jarama, Las Rozas, Valdemoro y Madrid (en este caso a través de distritos como los de Fuencarral-El Pardo, San Blas, Barajas, Vallecas, Villaverde o Usera), configuran la Plataforma por la Defensa de Centros Educativos Públicos de Calidad en la Comunidad de Madrid apoyando la misma en un Manifiesto que gira sobre cuatro ejes:

  1. Construcción de centros educativos públicos en aquellos municipios de la Comunidad Autónoma de Madrid que demanden los mismos por criterios demográficos y no por matrícula escolar y compromiso de cumplimiento de plazos en las infraestructuras ya planificadas y aprobadas.
  2. Terminación de las obras pendientes de ampliación y/o remodelación de los centros públicos educativos que se encuentren afectados por las mismas y tengan plazos de entrega ya finalizados y terminación en su totalidad de los centros que se encuentren en alguna fase de su construcción.
  3. Rechazo a la construcción por fases de los centros públicos educativos en la Comunidad de Madrid por los problemas que conlleva convivir durante varios cursos escolares entre obras y por los mayores costes económicos que supone para el presupuesto público en comparación a la construcción en una única fase.
  4. Denuncia de la masificación encubierta en los centros públicos en la Comunidad de Madrid, donde se respetan los ratios establecidos en la normativa vigente (salvo excepciones) pero no líneas por curso según hayan sido construidos los centros, generando, entre otras problemáticas, el dejar sin espacios comunes importantes a los alumnos y alumnas de los centros.

Como AMPAS defensoras desde la base (familias) de una Educación de Calidad en la Comunidad de Madrid llevaremos a cabo los encuentros, concentraciones, publicaciones en medios de comunicación y redes sociales y demás acciones que estimemos convenientes, con el fin de generar por parte del gobierno regional y, en su caso, gobiernos municipales competentes en materia educativa, la elaboración de políticas encaminadas a satisfacer las demandas recogidas en nuestro Manifiesto que entendemos son lícitas, adecuadas y que redundan en la mejora educativa pública.

Recuerdamos que la Comunidad de Madrid, aún maquillando el aumento del presupuesto en infraestructuras educativas para este pasado 2016 (los actuales están prorrogados), no ha conseguido recuperar los niveles de inversión anteriores a la crisis económica iniciada en 2011. No solo por la notable ausencia de nuevos centros en aquellos municipios cuyos niveles demográficos han sufrido un notable repunte en los últimos años (los nuevos barrios, por ejemplo de Madrid Ciudad), sino que a ello se suma que numerosas localidades de la región no han visto aún finalizadas tanto las obras de nueva construcción ya comprometidas en ejercicios anteriores como las ampliaciones y remodelaciones pendientes en centros ya existentes.

Igualmente señalamos desde esta Plataforma que queremos acentuar nuestra independencia y autonomía de acción, sin vinculación política alguna, siendo este un espacio horizontal abierto, democrático y de pleno consenso, donde las decisiones y actuaciones se tomarán por el conjunto de las AMPAS participantes.

Recalcamos que esta nueva “herramienta” no quiere duplicar campos de trabajo ya activos y funcionando, a su criterio, de una manera óptima (federaciones de AMPAS, asambleas o plataformas educativas, sindicatos, partidos políticos, etc.), sino que, complementando otras vías de defensa de la Educación Pública (escolarización, condiciones laborales, democratización de los centros, etc.) y tratándose de un tema tan específico (infraestructuras) esperan contar, como ya lo han hecho diversas entidades explícitamente, con su apoyo a esta iniciativa.

Entre las primeras acciones a tomar por parte de la Plataforma está la de contactar con los responsables en materia educativa de sus respectivos municipios con el fin de que éstos apoyen, a través de sus Plenos Locales, esta iniciativa, instando a la Comunidad de Madrid a estudiar caso por caso las necesidades en infraestructuras existentes.